La proximidad del mercado francés es una oportunidad de negocio para las empresas españolas del sector de la construcción donde incluso puede resultar más fácil ejecutar una obra que en España. Sin embargo, Francia destaca por poner algunas trabas burocráticas a través de certificaciones y es necesario conocer cómo trabajar en el país.

Es un mercado donde es fácil fidelizar a los clientes. No suelen querer cambiar a no ser que haya mucha diferencia en calidad-precio. Las empresas españolas cuentan con buena imagen aunque haya campañas de denuncia de competencia desleal.

Para trabajar en Francia no es obligatorio implantarse en el país. Se pueden realizar proyectos desplazando a su personal: la legislación francesa lo permite, pero obliga a cumplir con todos los requisitos legislativos que se les exige a las francesas, como obligaciones fiscales, seguros y garantías, certificaciones….

Construcción

En principio no hay ningún problema para desplazar a Francia a un trabajador español con residencia en España. La administración francesa permitirá que esté allí siempre que haya un contrato de obra y, cuando finalice, tendrá que volver a su país de residencia. Entre las formalidades para el desplazamiento están presentar una declaración previa, cuánto tiempo va a estar en Francia, etc. Además, todos los trabajadores que se desplacen a Francia van a cobrar el mismo salario que los franceses y deben cumplir las mismas horas de trabajo.

A continuación enumeramos el procedimiento que hay que seguir para desplazar trabajadores del sector de la construcción a Francia:

1.- Comunicar el desplazamiento antes de su comienzo

Antes de desplazar un trabajador a Francia hay que hacer la correspondiente comunicación por Internet en el portal SIPSI del lugar donde se realizarán las obras. Para ello habrá que registrar la empresa a través del siguiente enlace (PULSAR AQUÍ) y rellenar el modelo de declaración correspondiente para cada uno de los trabajadores desplazados.

2.- Obtención de la tarjeta BTP

Se trata de un carné profesional que tienen que tener todos los trabajadores de la construcción y obras públicas, que tiene que estar a disposición de los inspectores de trabajo cuando éstos lo soliciten.
La solicitud se hace a través del portal cartebtp.fr, su coste será de 10,80€ por trabajador, y habrá que adjuntar la “déclaration préalable de détachement” correspondiente que hay que realizar antes de todo desplazamiento a Francia en el portal SIPSI.

Puedes saber más sobre la tarjeta BTP a través de este artículo (PULSAR AQUÍ).

3.- Designar un representante en Francia

La empresa española deberá nombrar un representante en Francia que haga de enlace entre la empresa y las autoridades francesas. Este representante debe de disponer de toda documentación que pueda solicitar la inspección de trabajo francesa tales como:

  • Documento A-1 de cada trabajador.
  • Certificado de estar inscrita en el registro mercantil español.
  • Estar inscrita y al día del pago de la seguridad social en España.
  • Certificado de capacidad técnica para realizar la obra.
  • Certificado de un examen médico en España de los empleados equivalente al que se realiza en Francia.

Cuando la duración del trabajo sea superior a un mes, el trabajador desplazado, y el trabajador contratado en Francia deberá recibir una nómina (“bulletin de paie”) o documento equivalente, en francés, que constate los siguientes puntos:

  • El salario debido (incluidos los aumentos por horas extra).
  • Período y horario de trabajo.
  • Festivos y días de permiso.
  • Condiciones de sujeción a los fondos de remuneración de vacaciones y al subsidio por mal tiempo, si existiese en el país de origen.
  • Título de la convención colectiva aplicable.

Los trabajadores de nacionalidad española desplazados no necesitan en permiso de residencia, pero debes prestar especial atención si tu empresa emplea trabajadores de países no pertenecientes a la unión europea como africanos, latinoamericanos, etc.

Si cuentan con una tarjeta de residencia española y están en plantilla desde hace al menos un mes pueden desplazarse a Francia para efectuar una obra sin necesidad de solicitar una nueva tarjeta de residencia en Francia si el trabajo dura menos de 3 meses. Sin embargo, si la estancia en Francia es superior a 3 meses hay que solicitar una tarjeta provisional de residencia en la Prefectura de Policía del departamento donde se realizan las obras.

Ten en cuenta que la legislación francesa hace referencia siempre a “trabajadores empleados de forma regular” es decir que lleven en plantilla mínimo un mes antes de realizar el desplazamiento. No nuevos contratados exclusivamente para la obra que se va a hacer en Francia.

4.- Inscribir la empresa en la “Caisse de Congés Payés”

Todas las empresas españolas del sector de la construcción que desplace trabajadores a Francia tendrá que inscribirse en La Caja de Vacaciones o Caisse de Congés Payés e intemperies.

La Caja de vacaciones o “Caisse de Congés Payés” es una institución que trata de asegurar las pagas de vacaciones de los empleados en empresas dedicadas al sector de la construcción. La misión de la misma es asegurar que los trabajadores van a recibir una paga durante el mes de vacaciones, o si tienen que cesar el trabajo por inclemencias del tiempo.

Las empresas que trasladen trabajadores a Francia están sujetas a cotizar por estos trabajadores en dicha Caja de Vacaciones, independientemente del tiempo que vayan a trabajar, ya sea un día o más.

Con este paso la empresa queda inscrita en la Caja de Vacaciones, pero debe comunicar cada vez que desplace algún trabajador a Francia mediante el formulario correspondiente.
El pago de las cotizaciones es mensual, pero si son menos de 10 los trabajadores desplazados, se permite el pago al final del desplazamiento. Cada mes se debe enviar una declaración con el total de la masa salarial percibida por cada trabajador desplazado durante los días del desplazamiento en dicho mes, cantidad que servirá para después calcular el pago.

Al final de la obra, se debe solicitar el rescate de la parte de vacaciones que corresponda por el periodo de desplazamiento y para las que se han pagado las cotizaciones.

5.- Respetar los convenios colectivos franceses del sector

En caso de desplazamientos temporales a Francia en el marco de una prestación trasnacional de servicios se deberá como mínimo garantizar la legislación laboral y el convenio colectivo que se aplique al sector en Francia, fundamentalmente en las siguientes materias:

  • Tiempo de trabajo.
  • Salario.
  • Igualdad de trato, no discriminación y otros derechos fundamentales.
  • Protección del trabajo de menores.
  • Prevención de riesgos laborales.

Derechos de huelga y de reunión. El salario mínimo por categoría profesional en el sector de la construcción depende del convenio laboral que se haya suscrito en cada región. Los convenios colectivos franceses se pueden consultar en el servidor: http://www.legifrance.gouv.fr

El horario legal de trabajo es de 35 horas por semana, pudiéndose ampliar. El salario mínimo en Francia es de 1.498,47 € brutos mensuales en 2018. Se pueden hacer horas suplementarias con un máximo de 48 por semana con un sobre coste del 25% hasta la hora 43 y de 50% de la 43 a la 48. No se puede superar un horario de 44 horas por semana durante más de 12 semanas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.