El desplazamiento temporal de trabajadores en Francia se ha convertido en una práctica habitual de muchas empresas españolas que encuentran en el mercado galo una buena oportunidad de hacer negocio. Ahora bien, las empresas españolas que desplazan sus trabajadores tienen estrictos controles por parte de la Inspección de forma recurrente. Por eso, es muy importante que se tomen una serie de medidas para evitar conductas que son susceptibles de ser ilícitas en Francia y así ahorrarnos una buena sanción.

Este artículo tiene como objeto mitigar los riesgos en los desplazamientos y en las subcontrataciones en Francia.

Para poder trabajar en Francia es necesario que el trabajador forme parte de la plantilla de la empresa con una antigüedad mínima de un mes a la fecha del desplazamiento.

Antes de iniciar el desplazamiento de los trabajadores a Francia se tiene que tener claro que estos deben beneficiarse de una remuneración igual a la que recibiría un trabajador local en un puesto equivalente. De este modo, un trabajador español que cobra el salario mínimo interprofesional (SMI) se le tendrá que actualizar el salario a por lo menos el SMI francés durante el tiempo que dure su desplazamiento. Además, el empleador estará sometido, durante el tiempo del desplazamiento de sus asalariados en Francia, al sistema laboral francés en materia de igualdad profesional, horarios y condiciones de trabajo.

Declaración previa al desplazamiento

trabajadores a Francia

Antes de realizar el desplazamiento, se debe tramitar la declaración previa correspondiente en SIPSI que será recibida por la inspección de trabajo en Francia. Dicha declaración deberá contar con la siguiente información:

  • referencias del Registro Mercantil de la empresa que desplaza.
  • nombre completo del administrador de la empresa que desplaza.
  • nombre y dirección de la empresa que subcontrata.
  • actividad principal que será realizada en Francia.
  • lugar exacto en el que los asalariados realizarán la prestación de servicios.
  • fecha de inicio de la prestación y duración previsible de la misma (inferior siempre a 2 años).
  • horarios de trabajo de los asalariados (conforme a la legislación francesa).
  • días de descanso semanales.
  • lugar de hospedaje del asalariado.
  • cuantía y forma de pago de las dietas.
  • información de los asalariados desplazados: nombre y apellidos + fecha de nacimiento+ nacionalidad+ fecha de conclusión del contrato de trabajo + lugar de residencia en España + cualificación profesional + empleo ocupado en Francia + remuneración mensual bruta en Francia.
  • conocer si los trabajadores utilizan materiales peligrosos y en su caso, cuáles.
  • si se trata de una actividad reglamentada, CV del asalariado o diploma títulos etc.

Designación de un representante en Francia

La empresa que desplaza trabajadores debe nombrar un representante en Francia, que se encargará de ser el intermediario con la Inspección de Trabajo.

El representante debe hablar en francés y conservar todos los documentos que necesita el Inspector de Trabajo en caso de control en un lugar determinado y en territorio francés. También es conveniente que prepare y firme el acta de designación y que se conserve en el lugar de trabajo a disposición de la inspección de trabajo.

Obligaciones en España antes de iniciar el desplazamiento

Presentar en la TGSS de los trabajadores en plantilla la solicitud de mantenimiento de la legislación española de Seguridad Social (modelo TA.300): la administración emitirá el documento (A1) en el que se certifica que el trabajador continúa sometido a la legislación española de Seguridad Social, por lo que la empresa debe continuar cotizando en España y no en el país al que se han desplazado.

También se debe solicitar en España la Tarjeta Sanitaria Europea para los asalariados desplazados y al menos un trabajador de la plantilla deberá permanecer en España.

Particularidades del sector de la construcción

Las empresas de la construcción deben obtener la tarjeta de identificación profesional obligatoria BTP para cada uno de los trabajadores. El coste de esta tarjeta es de 10,80 euros por cada tarjeta solicitada.

En Pretium Gestión podemos asesorarte sobre el régimen legal aplicable a trabajadores desplazados en Francia, ofrecerte el servicio de representación obligatorio para tus trabajadores y tramitarte toda la documentación para que no tengas que preocuparte de nada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.